Categoría

Notas de aquí y de allá

Notas de aquí y de allá

Decidámonos por la decencia

La decencia, entonces, tiene que ver con varios valores humanos. Una persona decente es honesta, modesta, considerada con los demás, es decir, capaz de “ponerse en los zapatos del otro”, anteponiendo muchas veces los intereses ajenos a los propios. ¡A votar y que ganen los decentes que estén en la capacidad de gobernar para enrutar al país por la senda de la equidad, la justicia social y el progreso que tanto anhelamos!

Continuar leyendo
Notas de aquí y de allá

“Paquete” colombiano

Llegó nuevamente la época navideña – “este año se fue volando”, como dicen las señoras – y con ella las ya conocidas recomendaciones de seguridad. Es triste que, en esta temporada del año, que debe ser de paz y armonía, no podamos tener la tranquilidad para disfrutarla, porque tenemos que cuidarnos de los amigos de lo ajeno.

Continuar leyendo
Notas de aquí y de allá

“Tuco y Tico”

Es innegable que el avance tecnológico logrado por la Internet ha “facilitado” la vida de las personas en el campo laboral, comercial y social. Sin embargo, también en muchos casos la vida se le ha “complicado” a aquellos que las usan de manera irresponsable. Las redes se han convertido en espacios donde parece más fácil juntar y organizar odios haciéndolos más visibles.

Continuar leyendo
Notas de aquí y de allá

Lo “bailao” y lo “gozao”, ¿quién me lo quita?

Mirando en retrospectiva, puedo decir que mi carrera ha sido muy divertida desde que inicié los estudios en la Universidad Nacional en Bogotá. Mis primeros años como agrónomo de flores fueron igualmente gratificantes, gracias a la fortuna de ingresar al grupo Floramérica, una de las empresas pioneras y líderes del sector. Mis años más recientes de ejercicio profesional me llevaron al Valle del Cauca. Las experiencias como agrónomo han sido también muy gratificantes y de mucho aprendizaje.

Continuar leyendo
Notas de aquí y de allá

“Kamicazes” tropicales

Lo primero que se dice es que tenemos un problema cultural y de educación. Somos dados a “pasarnos las normas por la faja”, seguramente debido a falta de educación de los conductores y peatones. Muy en el fondo, creo que todo se reduce a un problema de falta de conciencia social. A muchos les importan poco los demás. La pregunta es ¿por qué cuando esos “Kamikazes” tropicales conducen vehículos o caminan por las calles de los países nórdicos lo hacen como mansas palomas?

Continuar leyendo